05 ABRIL 1789 – CHILE DECLARA LA GUERRA AL PERÚ – HACE 142 AÑOS

08 Apr 2021

ANTECEDENTES HISTÓRICOS


Luego de la Independencia del Perú en 1821 y de la Batalla de Ayacucho de 1824 acabando con el poder español, se crea Bolivia en 1825 y su Presidente Andrés de Santa Cruz alienta el proyecto de un Estado Confederado, articulando los territorios de Perú y Bolivia, es decir el Nor Perú, el Sur Perú y Bolivia. La idea era restaurar y afianzar  los circuitos comerciales desde épocas prehispánicas.. Este proyecto, fue rechazado por Chile y algunos sectores de Lima, por resultar contrario a sus intereses.


En Perú, gobernaba Luis José Orbogoso, quién enfrentó la rebelión de General Agustín Gamarra que al fallar se refugió en Bolivia conversando con el Presidente Andrés de Santa Cruz, proponiéndole la idea de unir ambos países en 3 Estados Confederados Estado Nor Peruano, Estado Sur Peruano y Estado Boliviano. Mientras tanto en Lima, Orbegoso había sido destituido por el general Felipe Santiago Salaverry, enemigo de Gamarra. Orbegoso tramó secretamente con Santa Cruz para que el ejército del general boliviano ocupara el Perú y le devolviera la presidencia del Perú, al tiempo que Orbegoso reconocería la creación de los tres Estados de la Confederación.


Esta alianza provoca que Gamarra retirara su apoyo al presidente de Bolivia y se aliara con Salaverry, pero fue derrotado en la batalla de Yanacocha por las tropas de Santa Cruz, huyendo hacia Lima y desterrado por los partidarios de Salaverry.


Salaverry fue vencido por Santa Cruz en la batalla de Socabaya y fusilado junto a sus partidarios en la plaza de armas de Arequipa el 18 de febrero de 1836.


Santa Cruz convocó asambleas creando el Estado Nor Peruano, el Estado Sur Peruano y el Estado Boliviano, creando la Confederación el 28 Octubre 1836.




LA OPOSICIÓN CHILENA


Con la finalidad de acabar con la Confederación, Chile envió una primera expedición restauradora al Perú, bajo el mando de Manuel Blanco Encalada, que fue derrotado en Paucarpata (Arequipa). La segunda expedición chilena, liderada por Manuel Bulnes, contó con el apoyo decisivo de los emigrados peruanos, que apoyaron a los ejércitos chilenos en territorio peruano para lograr la derrota definitiva de Santa Cruz en la batalla de Yungay, el 20 de enero de 1839, terminando así la Confederación Perú-Boliviana para beneplácito de Chile y de Lima.


 


CONFRONTACIONES COMERCIALES ENTRE BOLIVIANOS Y CHILENOS




HECHOS PREVIOS


Bolivia, mediante el Tratado de Límites de 1874, se comprometió a no subir los impuestos a las compañías chilenas que operaban en el desierto de Atacama, entre los paralelos 23 y 24 Latitud Sur, durante un período de 25 años. Sin embargo, el 14 de febrero de 1878 el Congreso de Bolivia gravó a la Compañía de Salitres y Ferrocarriles de Antofagasta (CSFA) con un impuesto de diez centavos por quintal de salitre exportado, y dicha compañía protestó ante el gobierno chileno.


 El gobierno boliviano de Hilarión Daza, terco a dejar sin efecto dicho impuesto, creyó resolverlo rescindiendo la concesión de dicha Compañía y expropiando sus bienes, medida que se proyectó ejecutar el 14 de febrero de 1879, fecha en que las fuerzas chilenas desembarcaron en Antofagasta y Mejillones, empezando así la ocupación del litoral boliviano.  


A raíz de la consiguiente ruptura de relaciones entre Bolivia y Chile, el gobierno del General Mariano Ignacio Prado envió a Santiago de Chile al Dr. José Antonio de Lavalle, Ministro Plenipotenciario en misión especial, con la finalidad de mediar entre ambos Estados y se produzca un conflicto armado, para ello proponía la desocupación chilena del territorio boliviano y que Bolivia suspenda el decreto de rescisión e impuesto de los 10 centavos a la CSFA. Lavalle llegó a Valparaíso el 04 Marzo 1879  acompañado de algunas autoridades de Lima.




EL TRATADO DE ALIANZA DEFENSIVA CON BOLIVIA DE 1873  


Durante la conferencia con el Canciller Fierro y el Presidente Pinto, difícil por cierto, le inquirieron a Lavalle por el Tratado secreto entre Perú y Bolivia, que el Ministro chileno Godoy residente en Lima había reportado a Santiago, con la confirmación de Presidente peruano Mariano Ignacio Prado. Incluso la pretensión ambiciosa de contar con la adhesión de Argentina.


El gobierno chileno parecía estar informado del Tratado, gracias a Godoy, su ministro plenipotenciario en Lima y su servicio de espionaje.




CHILE EXIGE NEUTRALIDAD


Ante la respuesta evasiva de Lavalle ( que naturalmente se suponía conocer el Tratado secreto de 1873 ), el Canciller Fierro telegrafió a su representante diplomático en Lima instándolo a que consiga copia del texto de dicho Tratado secreto  y que solicite al gobierno peruano una Declaración de Neutralidad en caso de una guerra entre Chile y Bolivia.


Sin embargo, en su Nota a la Cancillería peruana de fecha 17 de marzo de 1879, Godoy puso de manifiesto que el Perú se hallaba formalmente comprometido a hacer causa común con Bolivia contra Chile, a virtud de un pacto secreto de alianza ofensiva y defensiva y que  el Gobierno de Chile «cree propio, inquirir seriamente si el de Vuestra Excelencia tiene la intención, que sus deberes le sugieren, de permanecer neutral ante los acontecimientos que han tenido y tengan lugar defendiendo Chile con las armas la reocupación del territorio litoral al sur del paralelo 23°.




CHILE Y SU DECLARATORIA DE GUERRA


Godoy cumplió diligentemente sus instrucciones y solicitó una audiencia con el propio Presidente Prado, quien lo recibió en Chorrillos por la noche del 20 de marzo de 1879. Al preguntarle al mandatario peruano por qué no declaraba su neutralidad, Prado le habría contestado que no podía debido al Tratado de alianza secreta defensiva que lo ligaba a Bolivia, y así lo telegrafió Godoy a Santiago al día siguiente.


A partir de esta declaración del presidente peruano, el gobierno chileno empezó sus gestiones internas para declarar la guerra al Perú. En lo militar, el martes 25 de marzo, Fierro telegrafió al Ministro de Guerra de Chile, Cornelio Saavedra, quien se encontraba en Antofagasta, indicándole que «tenga lista la escuadra». Y en lo diplomático, Fierro instruyó telegráficamente a Godoy en Lima, el sábado 29 de marzo, para que «prepare Nota fundada pidiendo pasaportes y declarando que ese Gobierno asumió el carácter de beligerante desde que se negó a declararse neutral por tener un tratado de alianza con Bolivia» y la entregue al canciller peruano al recibir un telegrama con la palabra «proceda».


En Santiago, y a raíz de la confesión de Prado en Chorrillos, Lavalle recibió la orden de informar oficialmente al Canciller Fierro de la existencia del tratado secreto, lo que hizo leyéndole todas sus disposiciones el lunes 31 de marzo. Y con esas informaciones, el Presidente Pinto solicitó al Consejo de Estado, el martes 1 de abril, su visto bueno para recabar la autorización del Congreso a fin de declarar la guerra al Perú.


La Cámara Alta chilena autorizó al gobierno a declarar le guerra al Perú, también por unanimidad, al día siguiente, el miércoles 2 de abril de 1879, pero la ley correspondiente sería promulgada recién el viernes 4 de abril y publicada el sábado 5.

Magíster en Informática, Estrategia, Administración y Negocios, con varios cursos de perfeccionamiento y postgrados en el país y el extranjero. Ejerce la docencia en diferentes Escuelas de Postgrado con más de 20 años de experiencia profesional en Cooperación Internacional y entidades del Estado en las áreas de tecnologías de información, comercio electrónico, gestión de crisis, electrónica, administración, logística, planeamiento estratégico, proyectos y licitaciones.

Alfredo Carpio Ramírez

https://www.alfredocarpio.com

Alfredo Carpio Ramírez

© 2022 Instituto de Estudios Histórico - Marítimos del Perú