RICARDO PALMA Y EL NAUFRAGIO DEL VAPOR RÍMAC

01 Mar 1855

RICARDO PALMA Y EL NAUFRAGIO DEL VAPOR RÍMAC
RICARDO PALMA Y EL NAUFRAGIO DEL VAPOR RÍMAC
Un día como hoy, 1 de marzo de 1855 naufraga frente a San Juan de Marcona el vapor Rímac, pereciendo parte de la tripulación y guarnición. Ricardo Palma se halla a bordo como contador de la nave.
El Rímac fue el primer barco a vapor de guerra de la Armada Peruana y el segundo de su tipo en un país sudamericano, adquirido en Estados Unidos el año 1845 durante el gobierno del mariscal Ramón Castilla, arribó a costas peruanas en 1848.
En el verano de 1855 zarpó del Callao con destino al puerto arequipeño de Mollendo (Islay), comandado por el capitán de corbeta Carlos Castro, se embarcaron 400 militares, pertrechos de guerra, algunos pasajeros y personal civil asimilado a la marina peruana. Llevaba además la paga en oro del personal militar y un hermoso escudo de oro, que se exhibía en la cámara de oficiales.
Uno de los tripulantes sobrevivientes, era un joven oficial de 3° del cuerpo Político de la Armada contador, apellidado Palma, que años después se convirtió en el célebre escritor costumbrista, Ricardo Palma, autor de la obra Tradiciones Peruanas, director y restaurador de la Biblioteca Nacional.
Según el escritor en una de sus memorias, menciona este fatal accidente y describe que al pasar por Punta San Juan, cruzando la «Roca Negra», sintió un gran estruendo, todo era desorden y confusión aquel naufragio no fue al principio gran catástrofe; pues de novecientos que éramos entre tripulantes del buque, pasajeros y un batallón de infantería que, con destino a Islay, se había embarcado, no excedieron de doce los ahogados en el mar. Pero cuando, congregados en la playa, nos echamos a deliberar sobre la situación, y nos encontramos sin víveres ni agua, y nos convencimos de que para llegar a un poblado necesitábamos emprender jornada larga, sin más guía que la Providencia, francamente que los pelos se nos pusieron de punta. Acortando narración, baste decir que la sed, el hambre, el cansancio y fatiga dieron cuenta de ochenta y seis náufragos, y que los que, por vigorosos o afortunados, logramos llegar a Chaviña, Chocavento o Acarí, más semblanza teníamos de espectros que de humanos seres. En el naufragio Palma demostró su responsabilidad al salvar la Caja conteniendo aproximadamente tres mil pesos.
Después de 120 años, en 1975 la Marina de Guerra del Perú localiza el lugar del hundimiento y recién en 1982 se organiza una expedición con el fin de rescatar piezas y objetos de valor; muy cerca de la playa Los Leones y a baja profundidad se encontró un cañón de hierro tipo avancarga y una gran ancla tipo "Almirantazgo", restos arrojados a la orilla por la tenaz fuerza del mar.
BIBLIOTECA Y REPOSITORIO FOTOGRÁFICO DEL IEHMP

Galería

Calle Albaricoque 140 La Molina

Teléfono: +51 1 7676260

WhatsApp: +51 991 509 949

© 2022 Instituto de Estudios Histórico - Marítimos del Perú