LA MARINA DURANTE LA EPOPEYA DE ARICA

07 Jun 1880

LA MARINA DURANTE LA EPOPEYA DE ARICA
LA MARINA DURANTE LA EPOPEYA DE ARICA
El 7 de junio de 1880 durante la batalla de Arica, las tropas chilenas ayudadas por su escuadra efectúan el asalto final sobre la plaza de Arica. Heroica defensa por parte de Bolognesi y sus hombres que se inmolan en defensa del Morro.
La participación de la Marina en Arica estaba conformada por la Batería del Morro; por el monitor Manco Cápac, bajo el comando del capitán de fragata José Sánchez Lagomarsino, del segundo, capitán de corbeta Rómulo G. Tizón y unos veinte oficiales más; por la lancha torpedera Alianza, al mando del teniente segundo Manuel Fernández Dávila; por la Capitanía de Puerto, a las órdenes del capitán de fragata Eduardo Raygada, por una Maestranza y por una Estación de torpedos, que se inició bajo el mando del teniente de Marina Leoncio Prado. Todo lo que sumaba unos 320 hombres, equivalente a un poco más del 14% de la dotación de la Plaza.
La Batería del Morro que era netamente naval y estaba integrada por 180 personas de la plana menor y de esta manera la marina con respecto a la guarnición de Arica significaba un porcentaje del 8.6%. Comandada por el capitán de navío Juan Guillermo More, siendo el segundo comandante el capitán de corbeta Manuel Espinosa, estando constituida la dotación por hombres de la antigua Columna Naval de Iquique de los tercios navales de ese lugar, los restos de la tripulación de la blindada Independencia y chalacos de los tercios navales del Callao.
Gerardo Vargas describe con respecto a More: “La brillante actuación de este infortunado marino en Arica, lo exime de su desgracia en Punta Gruesa. Lo hemos visto en los bombardeos y combates navales que se realizaron en ese puerto, ocupar los puestos de mayor peligro; lo hemos visto presentarse a bordo del monitor Manco Cápac y solicitar un puesto, también el de mayor peligro, el día en que la corbeta Unión rompió el bloqueo de aquella plaza; se encuentra en él, finalmente, que al ver a los chilenos avanzar sobre los parapetos de Cerro Gordo, antemural del Morro, despachó a los capitanes Adolfo King y Cleto Martínez (chalaco) a defender dicha posición. Desafiaba, pues la muerte en todas partes, considerado que sólo ella le brindaría el reposo que necesitaba su abatido espíritu de marino digno y pundonoroso”.
El 6 de junio de 1880 el ejército chileno, bombardeó Arica. El Manco Cápac respondió los disparos y uno de sus proyectiles, impactó en el blindado Almirante Cochrane provocándole algunos daños y algunas bajas. Otro proyectil del monitor peruano dio de lleno en la goleta Covadonga que le produjo averías en su línea de flotación, obligándola a retirarse del combate.
El monitor Manco Cápac mantuvo su puesto en las afueras de la isla del Alacrán, para evitar que cayera en poder del enemigo al verse perdida, es hundida por orden de su comandante José Sánchez Lagomarsino, quien lo narra así: “…resuelta la sumersión del monitor, las instrucciones dadas al primer ingeniero Thomas Colguhosen y demás ingenieros, como también al guardiamarina Leguía; la misión dada por la cámara al teniente Saldías y guardiamarina Vidaurre, y las dadas en sus puestos al teniente Smith, Asín y alférez de fragata Bueno, como las encomendadas en el sollado a los tenientes Pizarro y Taboada y demás guardiamarinas, fueron tan enérgicamente llevadas a efecto, que nadie abandonó su puesto de combate hasta que el agua hubo invadido la máquina, sollado y santabárbara…”
Lagomarsino, ordenó al teniente segundo Fernández Dávila que navegara con la lancha Alianza hasta Mollendo o al Callao. Así lo hizo y fue perseguido por el blindado Cochrane y el transporte artillado Loa que le disparaban, hasta que al mediodía y a la altura del morro de Sama, el Cochrane regresó a Arica, continuando la persecución sola el Loa hasta Cabo Picata, en donde la lancha fue varada por la imposibilidad de continuar porque las máquinas estaban recalentadas, encargándose al guardiamarina Juan de Mora de volar la embarcación con un torpedo.
Se reivindican así, para la Marina de Guerra del Perú, las glorias que le dieron, tanto en el mar cuanto en tierra, sus bravos oficiales.
Fuente: Marinos peruanos en Arica. Julio J. Elías Murguía. Lima, IEHMP, 1980.
BIBLIOTECA Y ARCHIVO FOTOGRÁFICO DEL IEHMP

Galería

Calle Albaricoque 140 La Molina

Teléfono: +51 1 7676260

WhatsApp: +51 991 509 949

© 2022 Instituto de Estudios Histórico - Marítimos del Perú